A 98 años del fallecimiento de Dardo Rocha, la ciudad rindió homenaje a su fundador

En el marco del 98° Aniversario del fallecimiento de Dardo Rocha, la Municipalidad de La Plata llevó adelante un acto institucional en la cripta de la Catedral de la Inmaculada Concepción, donde descansan los restos del fundador de  La Plata y su esposa Paula Arana. 
 
En ese sentido, autoridades municipales, provinciales, instituciones locales, personalidades de la ciudad y público en general estuvieron presentes para rendir un sentido homenaje al fundador de nuestra ciudad . 
Juan José Dardo Rocha nació el 1° de septiembre de 1838, hijo de Juana Arana y Juan José Rosendo. En 1873 se casa con Paula Arana y tienen 5 hijos.
A los 15 años incursiona en el periodismo y luego comienza a estudiar filosofía pero se decide por la carrera de derecho.
Se inicia en la masonería en 1858 de la mano de su padre  y también participa en los enfrentamientos militares entre Buenos Aires y la Confederación y más tarde en la guerra de Paraguay. De espíritu inquieto y fiel representante de su generación, fue un hombre de acción.
En 1863 finaliza sus estudios universitarios.
Múltiples fueron sus actividades como funcionario del estado a lo largo de su vida,  en la Secretaría Militar de Guerra y Marina, en la Secretaría de Negocios Constitucionales y en el Ministerio del interior. En 1864 ocupa su primer cargo político como diputado para la Legislatura de la provincia de Buenos Aires y más tarde en el Congreso Nacional.
En 1881 es elegido por unanimidad como gobernador de Buenos Aires. Con fuertes ambiciones políticas, Rocha es vigilado con recelo por el entonces presidente Julio A. Roca que encabeza su campaña presidencial consiguiendo apoyo de varias provincias.
En un ambiente político hostil, desórdenes electorales y conspiraciones políticas, Dardo Rocha funda el 19 de noviembre de 1882 la ciudad de La Plata que comienza a construirse vertiginosamente. 
La ciudad, según se lee en su piedra basal, nace como “Un acto de amor a la unidad nacional”.
En 1886,  Rocha se postula a la presidencia  y es derrotado, desde entonces no vuelve a ser determinante en la política provincial ni nacional.
El  6 de septiembre de 1921 muere en Buenos Aires y sus restos son sepultados en la Recoleta hasta 1940, luego son trasladados junto a los de su esposa a la cripta de la Catedral de La Plata